¿Cucarachas resistentes a las labores de desinsectación?

Con la llegada de la primavera y el calor es habitual la presencia de insectos y roedores. Dentro de este ámbito, la presencia de cucarachas está dando que hablar porque cada vez se detectan más casos y  porque se están volviendo resistentes a los insecticidas. Algunos hablan de cucarachas mutantes, pero no más lejos de la realidad. La resistencia de este insecto a este tipo de producto tiene una explicación y te vamos a contar los motivos.

Algunos expertos achacan al cambio climático o a las restricciones al uso de algunos insecticidas como las razones más importantes para su resistencia.

Las empresas de control de plagas son conscientes de la fortaleza y adaptabilidad de esta especie a cualquier tipo de ambiente. Esta resistencia les permite ser “protagonistas” a lo largo de todo el año, aunque su periodo de actividad se centre fundamentalmente en verano. De hecho a la hora de hacer labores de desinsectación o fumigación de cucarachas, los expertos establecen que se debe actuar desde diferentes campos desde el uso de plaguicidas a acciones de prevención y limpieza que dificulten que este insecto se asiente en nuestra vivienda o local comercial.

¿Cucarachas resistentes a los insecticidas?

Por desgracia esta resistencia no es una buena noticia ya que hará más difícil las labores de control de plagas. Esto traerá como consecuencia que el riesgo sanitario para las personas se incremente, ya que es un insecto vector de transmisión de enfermedades.

A la hora de analizar este hecho, expertos señalan diferentes aspectos que han hecho que las cucarachas sean resistentes a los insecticidas. En un primer momento se insta al calentamiento global y a posibles mutaciones genéticas en esta especie como las causas más probables de su resistencia a los insecticidas.

Junto a esta hipótesis otra que también tiene se repercusión es el control sobre el uso de productos que eliminen las cucarachas de forma eficaz, y que algunos de estos no han evolucionado en años. De esta forma la eficacia de estos insecticidas ha bajado considerablemente.

La Unión Europea está limitando, y en algunos casos prohibiendo, el uso de determinados productos, ya sea porque dañan a otras especies o porque puede ser perjudiciales para el medioambiente.

Con este escenario a las empresas de control de plagas no les queda otra que combinar diferentes técnicas para garantizar la erradicación de este insecto. Deben adoptar un enfoque integral de tal forma que las labores de desinsectación no se basen, solammente, en el uso de insecticidas. Hay que combinar diferentes estrategias donde el uso de plaguicidas esté muy controlado y se apueste por soluciones de saneamiento e higiene que minimicen las condiciones favorables para que las cucarachas se asienten en un determinado lugar.

Por suerte, los profesionales cuentan con productos a los que esta especie no es resistente. Esto indica que a la hora de eliminar cucarachas, la apuesta por compañías especializadas es la mejor manera de erradicar el problema. Si queremos saber más sobre qué soluciones dispensan y su efectividad, sólo hay que ponerse en contacto con ellos. Analizarán el escenario y establecerán un tratamiento que garantice la eliminación del problema.