Lugares por donde entra una plaga de cucarachas a una vivienda

A pesar de que parece una situación un poco rara o alejada de nuestro entorno, muchas comunidades de vecinos, locales comerciales etc. sufren problemas con cucarachas, termitas, ratas etc. Las empresas de control de plagas cuentan con personal y productos para realizar esas labores de desinsectación o desratización que garanticen su eliminación, pero ¿cómo llegan hasta nosotros? ¿Por dónde entra una plaga de cucarachas a nuestro hogar? ¿Cómo podemos evitarlo?

Generalmente la llegada del buen tiempo y las altas temperaturas son algunos de los indicios de que las cucarachas pueden hacer su aparición en nuestro negocio o domicilio.

Probablemente, junto con las ratas, sufrir una plaga de cucarachas sea uno de los escenarios que nunca queremos sufrir en nuestro inmueble, empresa o local. Más allá de por lo problemas que puedan acarrear, se trata de una especie que es vector de transmisión de enfermedades por lo que es preferible no cruzarnos con ellas. Por eso tenerlas cuanto más lejos mejor, y si por desgracia ya hemos detectado su presencia, la única solución es contratar una empresa de control de plagas.

¿Cómo saber por dónde entran las cucarachas?

Aunque la presencia de las cucarachas se asocia con la suciedad, acumulación de basura, desorden etc., no es del todo cierto. Estos aspectos lo que hacen es fomentar la aparición de esta especie, pero no significa que si tenemos restos de comida en nuestra cocina, vayamos a tener una plaga de cucarachas.

Para aquellos que desconozcan el comportamiento de las cucarachas hay que decir que es un insecto nocturno y que busca espacios húmedos y oscuros por lo que estancias como baños y cocinas son sus preferidas. Además en esta última también pueden tener acceso a restos de comida, por lo que es fácil que aparezcan en fregaderos, debajo del frigorífico etc. Pero ¿cómo han llegado hasta ahí?

Como empresa de control de plagas que lleva muchos años realizando tratamientos de desinsectación podemos decir que no hay un único lugar de acceso por el que llegan a los domicilios. Uno de los más frecuentes es a través de la red de saneamiento. Por norma general en las alcantarillas encontramos un gran número de este tipo de insecto por lo que pueden subir a través de las tuberías y acabar en cocinas y baños.

También pueden usar pequeños huecos de acceso desde el exterior. Pequeñas grietas en paredes, la abertura que queda entre las puertas y el suelo etc. Por último también podemos encontrarlas en nuestras ventanas o terrazas ya que algunas son voladoras y desde ahí acceden a nuestro domicilio.

Sea como fuere, las cucarachas pueden acceder por diversas formas a nuestra vivienda o local comercial. Por eso hacer unas pequeñas labores de prevención es la herramienta adecuada para evitar este problema. Si ya es demasiado tarde, apostar por una empresa de control de plagas será la opción más indicada. Ellos, además de localizar el lugar por dónde han entrado, establecerán un tratamiento para poner fin a la situación. Con estas herramientas se asegurarán no solo de eliminar la plaga, sino de evitar que vuelvan a acceder a tu hogar.